Corte Suprema rechaza recurso de nulidad y confirma fallo por receptación de electrodomésticos

17-mayo-2021
En fallo unánime, Segunda Sala del máximo tribunal descartó infracción de ley en el ingreso que practicó personal de Carabineros a la propiedad donde descubrió el acopio de las especies, las que habían sido robadas dos días antes, desde el camión, en la comuna de Lampa.

La Corte Suprema rechazó el recurso de nulidad presentado por la defensa en contra de la sentencia que condenó al recurrente a la pena de 3 años y un día de libertad vigilada intensiva, en calidad de autor del delito consumado de receptación de especies que exceden de 400 UTM. Ilícito sorprendido en diciembre de 2017, en la comuna de Quilicura.

En fallo unánime (causa rol 131.678-2021), la Segunda Sala del máximo tribunal –integrada por los ministros Haroldo Brito, Jorge Dahm, Leopoldo Llanos y los abogados (i) Ricardo Abuauad y María Cristina Gajardo– descartó infracción de ley en el ingreso que practicó personal de Carabineros a la propiedad donde descubrió el acopio de las especies (electrodomésticos), las que habían sido robadas dos días antes, desde el camión, en la comuna de Lampa.

“Que la solución de la presente disputa no puede apartarse de los hechos fijados por los jueces de la instancia, como ha sido doctrina uniforme de esta Corte, menos aún si no se ha cuestionado su establecimiento ni se ha aportado en la audiencia celebrada ante este tribunal algún antecedente que permitiere afirmar una base fáctica diversa”, plantea el fallo.

La resolución agrega: “Que, dicho lo anterior, primero debe dirimirse la legitimidad de la entrada de los policías al predio, carente de cierre como se tuvo por demostrado, en que se encuentra el domicilio del acusado, junto al cual se hallaron los efectos de un delito de robo”.

“Al respecto –continúa–, como también lo afincan los jueces del grado, los policías ingresan al lugar en persecución de quienes acababan de cometer el delito de desórdenes públicos en una vía cercana, lo que permite expresamente el inciso final del artículo 129 del Código Procesal Penal, de modo que no es posible endilgar reproche a esa irrupción, producto de la cual se advierte un número inusual de lavadoras y refrigeradores junto a la casa habitación del acusado, conclusión en la que ninguna incidencia tiene el destino del procedimiento policial llevado a cabo respecto de las personas a quienes se buscaba aprehender originalmente”.

Para la Sala Penal: “(…) sentada la validez del ingreso de los policías a la propiedad, sólo resta examinar si están revestidas de igual virtud las diligencias desarrolladas después, al descubrir el extravagante acopio de electrodomésticos de gran tamaño y valor junto a una casa habitación al interior del predio, que consistieron en consultar con sus pares sobre alguna denuncia de robo de tales electrodomésticos y, verificado eso, gestionar la comparecencia de un representante de la víctima para que reconozca los mismos”.

“El recurrente cuestiona este procedimiento por estimar que constituye un ilegítimo actuar autónomo de los policías, pasando por alto la existencia de instrucciones generales en un supuesto expresamente previsto en la ley, que determina las pesquisas a realizar en escenarios como el de marras”, añade.

“Que, en efecto, el artículo 87 del Código Procesal Penal faculta al Ministerio Público para regular mediante instrucciones generales la forma de proceder las policías frente a hechos de los que tomaren conocimiento y respecto de los cuales los datos obtenidos fueren insuficientes para estimar si son constitutivos de delito, así como instrucciones relativas a la realización de diligencias inmediatas para la investigación de determinados delitos”, afirma el fallo.

“Pues bien, en la sección III ‘Instrucciones generales por delito’, letra B, N° 12, letra f) del Oficio FN Nº 717-2017 que contiene ‘Instrucciones Generales sobre Primeras Diligencias’ (actualización a septiembre de 2017) se instruye lo siguiente: ‘Especies receptadas pertenecen a una empresa. En caso que las especies sean de alguna empresa, marca o persona jurídica, tomar contacto con los empleados de ésta, para que en su caso pudieran reconocer las especies de propiedad de la compañía y den razones de por qué alegarían la propiedad de éstas’”, cita.

“Lo instruido a las policías en este Oficio fue justamente lo ejecutado por los agentes de estos autos, quienes frente al hallazgo y la falta de certeza para afirmar la comisión del delito de receptación pero, dado el contexto referido, sí sospechar fundadamente del mismo, llevaron a cabo las actuaciones ya mencionadas cuyo resultado evidenció que se estaba frente a un delito flagrante de receptación, respecto del cual los artículos 83 letra b), 129 y 130 del Código Procesal Penal imponían la detención del tenedor de esas especies, esto es, el acusado”, razona el máximo tribunal.

“Que, zanjado que el ingreso al predio, el descubrimiento de los reseñados electrodomésticos y las diligencias efectuadas para determinar que éstos constituyen efectos de un delito de robo, así como la detención del autor de un delito flagrante, se encuadran dentro de las normas legales antes examinadas, las que precisan los casos en que los derechos a la privacidad, inviolabilidad de morada y libertad ambulatoria pueden ser perturbados, el recurso no podrá prosperar”, concluye.